Nikki continúa en esta novena entrega de sus diarios peleándose continuamente con su enemiga y compañera de clase MacKenzie Hollister, siempre tan insoportable como guapa y bien vestida. En este episodio, la protagonista es víctima de una mala jugada que supera a todas las anteriores puesto que, en un descuido suyo MacKenzie se apodera del diario de Nikki que ésta guardaba en su taquilla del colegio. Al leerlo, aprovecha toda la información confidencial que contiene para hacer todo el daño posible a la autora, obstaculizando su relación con Brandon, el chico que le gusta, y bloqueando la colaboración de Nikki en la revista colegial, donde mantiene un consultorio sentimental como La Señorita Sabelotodo. Un sorprendente golpe de suerte arregla la situación en el último momento antes de que explote y a pesar de todo Nikki perdona las jugadas de MacKenzie y la anima a escribir ella su propio diario para descargar parte de sus rabietas y frustraciones. Su reflexión final acerca de que quienes se dedican a hacerse sentir desgraciados a los demás son personas que en el fondo se sienten también desgraciadas e inseguras, encierra un mensaje de comprensión que resulta positivo y sirve de contrapeso a la antipatía que impregna el resto de las páginas del diario, tanto las escritas por su dueña, como las que en su lugar redacta MacKennzie durante el tiempo que permanece en su poder.

Diario de Nikky 9 Una reina del drama con muchos humos

$45.000,00Precio