Cuando los padres deciden descargarse Whatsapp... ¡empieza el infierno tecnológico de los hijos!

Ana(hija):Qué bien mamá, bienvenida a Whatsapp!
Loli(madre):Estoy en casa. No he ido a ninguna parte. Qué tal hace allí?
Ana(hija):Dónde?
Loli(madre):Pues en Whatsapp. Allí también llueve??

Así comienza el peor día en las vidas de Ana y Kiko, los dos hermanos protagonistas de esta historia, que viven pegados a sus móviles de última generación. Su madre, Loli, ha decidido empezar a utilizar Whatsapp y, como no domina muy bien las tecnologías, las conversaciones con sus hijos no tardan en convertirse en un auténtico caos: se suceden los malentendidos, equivocaciones de destinatario, autocorrectores con vida propia... Y, además de tener que explicarle cien veces cómo quitar las mayúsculas o cómo reenviar un mensaje, tendrán que convencerla de que Kiko no está en una secta, sino en un grupo de música.

Los WhatsApp no son para padres

$30.000,00Precio