J.J. trabaja en una oficina cualquiera de una ciudad, lleva una vida monótona y rutinaria, hasta que descubre una mañana un cocodrilo bajo su cama que se alimenta de zapatos. Cuando J.J. se lo cuenta al carnicero, éste atribuye sus visiones a que trabaja demasiado, y no le vendría mal tener una mujer. Así toma conciencia de su situación, y de que no puede ir pregonando por ahí, que debajo de su cama vive un cocodrilo.

revistababar.com

Un cocodrilo bajo la cama

$65.000,00Precio